Cuando creas hábitos, la jornada es más fácil y placentera.

18033528_10155038811785168_9111798577270928557_n

Cuando creas hábitos, la jornada es más fácil y placentera.

Por
Verónica Ávila

¿Qué onda amigos? Pues como recordarán, mi amiga y compañera Damaris Bran y yo arrancamos este año muy entusiasmadas y decididas a iniciar la jornada #FitMoms por el transcurso del 2017. Les adelanto que no ha sido fácil, pero se ha vuelto una gama de hábitos que han hecho de mi jornada una mucho más fácil y placentera de llevar a cabo.

Elegí el “kick boxing” como mi actividad física en conjunto con una alimentación consciente, que me permita mantenerme “fit.”. Y déjenme decirles que a 5 meses de iniciar la jornada me siento entusiasmada y firme conmigo misma para lograrla.

Para lograr una meta grande, es importante fijarse metas claras a corto, mediano y a largo plazo. En mi caso, me di cuenta de que mi jornada conlleva varias áreas y no solo una.

Una parte importante de mi jornada, era aminorar el estrés, además de verme y sentirme mejor.  Mis chiquillos me necesitan cuerda y con la energía necesaria para disfrutar nuestro tiempo de familia, además de mantener un ritmo de trabajo saludable. Decidí limitarme a trabajar las 40 horas semanales, que me permitan tiempo de “familia” y tiempo para “mí.” Todo, al tiempo que no me sintiera culpable de tener tiempo para mí. Comprendí que para poder darles lo mejor de mí a mis hijos, necesito estar bien primero. Poco a poco, lo estoy logrando. Gracias a Dios, los cambios me han funcionado pues el nivel de estrés ha bajado, considerablemente.

Mi clase de kickboxing es intensa y demanda mucha fuerza de voluntad y fuerza corporal para lograr todos los “rounds”.  Pero no todo es tirar golpes al costal y ya. Me hacía falta definir una meta clara. Mis instructores me guiaron y me ayudaron a fijar mi meta: Estar más fuerte físicamente y tonificar mi cuerpo.  En abril, iniciaron un reto de abdominales y para mí fue excelente porque me ayudó a iniciar un hábito de ejercicio matutino que antes no tenía, pues mis clases son en la tarde. Ese hábito me encanta, porque no solo me llena de energía para arrancar el día, sino que los cambios físicos son notables. Adicionalmente, aprendí a llevar una dieta balanceada que me permite comer saludable durante la semana y darme mis “gustitos” con moderación los fines de semana y que no me afectan físicamente. Y como bono extra, estos hábitos me han ayudado a sentirme orgullosa de mí misma, porque sigo enfocada y determinada en lograr la jornada.

En lo que estoy empezando a trabajar ahora es en el aspecto mental y emocional. Hace unos meses me convertí en madre soltera. Y aunque no ha sido fácil, es un proceso y una tarea posible. Una vez han pasado los “dolores de cabeza” inmediatos después de un divorcio, puedo decir que voy recuperando poco a poco mi estabilidad emocional y mental. Me he propuesto leer un libro semanal que cultiven mi mente y mi corazón. Esa meta la inicié hoy y para ello me compré una membresía a una aplicación de audiolibros. De esta manera puedo escuchar los audiolibros en camino al trabajo y de regreso. Eso del “multi-tasking” se nos da naturalmente a las mamás. Bueno eso espero. Ya les contaré. Jejeje.

Hasta ahí va mi jornada. ¿Y tu cómo vas con la tuya? Recuerda que es importante crear un hábito para mantenerlo. Traza tu meta, claramente, y trabaja para lograrla. Es posible que te desvíes, y si eso sucede, sacúdete y vuelve a empezar. Quizá al principio tengas que exigirte, bastante a ti mismo, disciplina y dedicación. Pero una vez creas el hábito, la jornada es mucho más fácil y placentera.

Sigue mi jornada con el #JornadadeVero y la de todos mis compañeros en #jornadas.

¡Sí se puede!

Para más blogs sobre relaciones saludables y más, síguenos en las redes sociales como Lazos de Familia.

Talk To Us

Your email address will not be published. Required fields are marked *