Jornada de un Novio hacia el Altar

eddieengagement

Jornada de un Novio hacia el Altar

Por
Eduardo Morales

Dicen que cuando las niñas son pequeñas sueñan con uno de los días más importantes de su vida, su boda. Por otra parte, los niños no quieren juntarse con las niñas, ellos no piensan en ese gran día. Me imagino que a medida que los niños se convierten en jóvenes empiezan a pensar, poco a poco, en el matrimonio, la familia y su futura vida. Claro que no he estado obsesionado con la idea de casarme, pero sí supe que un día quería casarme y formar una familia.

También supe que quería hacer las cosas un tanto diferente a lo que vi en mis padres. Al haber experimentado el divorcio en mi familia y haber vivido la dolorosa ruptura de una relación seria, pinté mi raya en la arena. Me aseguré de que, si consideraba el matrimonio, haría todo lo que estuviese a mi alcance para prepararme y aprender cómo ser el mejor esposo y padre posible que pudiera ser. Hace cinco años, hice un compromiso conmigo mismo y con mi futura esposa (¡aun antes de conocerla!) Quizá en este momento estés pensando, “este tipo no es como la mayoría.”   Y mientras que eso puede ser cierto, la verdad es que decidí no ser una estadística más, sumándome al número de familias y matrimonios quebrantados que existen en el país. Quise ser diferente y eso requería que pensara e hiciera las cosas diferente a lo que se considera normal. Así que, aquí me tienen, damas y caballeros, en medio de la planificación de mi boda. Y como verán, estoy muy involucrado en el proceso, porque no solo es el día especial de mi futura esposa, es nuestro día.  Estaremos celebrando nuestro matrimonio y la unión de nuestras vidas. Quiero estar involucrado porque, aunque la boda solo dure un día o en realidad solo unas horas, ¡nuestro matrimonio durará toda una vida!

El pasado 4 de noviembre nos comprometimos para unir nuestras vidas en matrimonio. Apenas han pasado 3 meses y estamos a 9 meses de la fecha de la boda. El proceso hasta el momento, ha fluido muy bien. Desde nuestro compromiso, hemos apartado el lugar, el banquete, fotógrafo, hemos elegido un esquema de colores y ya tenemos la lista principal de invitados. Quizás estés pensando, “oye, te estás movilizando muy rápido en esto.” Yo, en cambio, pienso que nos estamos movilizando intencionalmente porque nuestra situación es particularmente singular. Para empezar, mi prometida y yo vivimos en estados diferentes. Así que necesitamos ser intencionales al hacer lo más que podamos ahora que tenemos tiempo. Pero desde el principio, las primeras dos cosas en mi mente han sido, que necesitábamos crear un presupuesto y además averiguar dónde iríamos de luna de miel. Es broma, lo principal era trabajar en el presupuesto y descifrar cuánto tiempo tendría yo que esperar para irnos de luna de miel. : )

He desarrollado un entendimiento saludable sobre finanzas y durante mi soltería pude eliminar todas mis deudas. Quería asegurarme que al entrar al matrimonio lo hiciéramos con una perspectiva saludable de nuestras finanzas. Así que antes de fijar una fecha, determinamos un presupuesto. Cuando sabes tu límite, puedes trabajar en retroceso. Mi prometida y yo hablamos de esto y de cuáles cosas no serían negociables. Nuevamente, estamos haciendo planes para un día, una súper celebración de unidad, de santo matrimonio y yo quería asegurarme de que pudiéramos celebrar este momento por muchos años sin tener que pagarlo durante muchos años, si solo vamos a disfrutar unas horas. ¡Y es que, entre una cosa y otra, los gastos se acumulan rápido! Ayuda mucho tener en orden algunas cosas esenciales. En otras palabras, quiero que nos mantengamos dentro de nuestras posibilidades y no entrar en una deuda a causa de este evento.

Es curioso, yo no creo haber entrado tanto a Pinterest o Etsy como lo hago ahora. Viendo anillos, ideas de bodas rústicas, viendo cosas e ideas que podríamos intentar hacer. Hemos visto cuanto recurso hemos podido para ayudar en la planificación; preguntando a amigos, leyendo blogs y libros. Hasta el momento, uno de los desafíos más grandes ha sido la lista de invitados. ¿Cuál es el protocolo apropiado? ¿Niños o no niños? Compañeros de trabajo, amigos cercanos, solo familia, el primo segundo que ya habíamos borrado anteriormente, ¿quién se queda en la lista? Esto ha sido muy difícil, tomando en cuenta nuestro presupuesto. Ha sido de mucha ayuda que ambos venimos de familias pequeñas. Y de nuevo, dado a nuestra situación singular, para mi lado de la familia y conocidos esta será una Boda Destino. (Recuerda que vivimos en estados distintos.) Para ella, todos sus amigos y conocidos ya viven en la Florida.  Esto ya lo solidificamos, pero aun estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para mantener la boda lo más íntima posible, pero es muy difícil. Hay muchísimas personas que han formado parte de nuestras vidas, especialmente, durante etapas diferentes a quienes nos gustaría tener ahí para celebrar junto a nosotros. El proceso continúa.

En medio de todo esto, estoy haciendo lo posible por disfrutar esta etapa. Este es el único tiempo que tengo para disfrutar del compromiso. ¡También estoy trabajando duro para ponerme en forma para la boda! Sé que tengo una boda que se acerca. Me quiero ver bien para mi esposa. ¡Recuerda que mis dos mayores preocupaciones son el presupuesto y la luna de miel! Hasta la próxima…

Para más blogs e ideas sobre las relaciones o jornadas, síguenos en las redes sociales @lazosdefamilia.

Talk To Us

Your email address will not be published. Required fields are marked *