Creyó en mí. Una pequeña acción que tiene efectos prolongados.

running-ashley

Creyó en mí. Una pequeña acción que tiene efectos prolongados.

Por
Ashley Reed

Yo amaba correr en la escuela superior. Cada tarde, cuando el timbre de la escuela sonaba, iba rápido al área de los vestidores para cambiarme. No me preocupaba lo caliente y pegajosa que era la humedad del Sur de la Florida. Durante la temporada de los cruces para las carreras, mi equipo corría desde la escuela hasta la acera (balconeta) de la playa más cercana, sudando por millas con el Océano Atlántico a nuestro lado este. Correr era una experiencia espiritual para mí porque era donde podía ordenar mis pensamientos y quemar cualquier preocupación angustiante de una adolescente.

Cuando yo estaba en mi año “junior” en la escuela superior, mi entrenador de cruces de carreras por el país, introdujo una “entrenadora voluntaria”. Su nombre era Elaine, y ella era una maestra de escuela elemental quien corría en maratones y entrenaba a otros corredores. Yo, inmediatamente, la miré como alguien que yo quisiera ser en el futuro – bronceada, delgada, confidente y haciendo competencias en el intermedio entre la carrera profesional y la familia.

Un día, compartí con Elaine mi meta de correr en un medio maratón – yo tenía 17 años de edad, y no sabía por dónde comenzar. Ella se mostró muy emocionada con mi meta y me ayudó a entrar en una competencia. Firmé para el medio maratón de Fort Lauderdale (luego de que mis padres comenzaran a pagar la cuota de inscripción como mi regalo de cumpleaños), Elaine puso junto todo un plan de entrenamiento al que yo me podía incorporar con mi programa de carreras de pre-temporada.

Nunca había corrido  una distancia de 8 millas, soñaba con el momento en que estuviera cruzando la línea de la meta en un medio maratón. Luego de asistir a mi primera exposición en una competencia, me sentí súper emocionada, no sabía cómo de grande es  la comunidad de corredores, y cuántos productos se usan para vestirse, sentirse cómodos y la fortaleza de un corredor. Como el único miembro de mi familia decidido para correr, y mirando que otros en el vecindario también corrían, descubrí toda una comunidad de corredores que gustaban disfrtuar de un nuevo mundo.

Finalmente, el día de la carrera llegó, y yo estaba próxima de alcanzar completar mi meta de concluir la carrera en 2 horas, cruzando la línea de la meta en 1 hora y 55 minutos. Estaba exhausta, pero me sentía sumamente orgullosa de haberlo logrado. La próxima vez que vi a Elaine, ella me había comprado una canasta de regalo con unas pesas de 13.1, sellos de carreras y una tarjeta de felicitaciones por mi logro.

Elaine fue uno de los adultos durante mis años de adolescencia quien me inculcó el amor por las carreras y me inspiró a disfrutar del mundo del corredor, corriendo más allá de los cruces de la escuela superior, conociendo otras competencias. En la actualidad, estoy inscrita para participar en mi primer maratón durante este próximo otoño. La pequeña acción de Elaine, tomando interés en mi meta, definitivamente ha tenido un largo efecto en mi vida. Así que, Elaine, si estás ahí, ¡MUCHAS GRACIAS!

¿Usted puede pensar en el tiempo en que alguien hizo una pequeña acción o inversión en su vida que ha tenido algún efecto positivo? ¡Compártela en los comentarios abajo!

Para más blogs e ideas sobre la bondad y las relaciones, síganos en las redes sociales @lazosdefamilia.

Talk To Us

Your email address will not be published. Required fields are marked *