Resolviendo Conflictos

Bill and Leslie Ferell

Resolviendo Conflictos

Por Bill Ferrell

¿Dónde está usted en su matrimonio / hay una relación significativa? ¿Se siente preparado para dialogar en la solución de conflictos? ¿Te acercas a tu cónyuge de una manera saludable con el fin de abordar los problemas, o eres de los que evitas el conflicto?

Como cada jueves por la noche, recogí a mi esposa en el aeropuerto. Ella viajaba por razones de trabajo e irla a buscar, era parte de nuestro ritual semanal. Este encuentro siempre fue un momento importante para nosotros.

Mientras nos dirigíamos, a través de Chicago, hasta nuestra casa, nos reconectábamos. Ella me hablaba de su día y yo sobre el mío. Describí una conversación que tuve con el vecino. Se trataba de un conejo y un tomate grande podrido. Ella rió. Me reí. Nos sentimos conectados. ¡Ah! La vida es buena.

Una vez que llegamos a casa fue a la despensa para buscar unos panecillos de Trader Joe. Ella ama sus panecillos. Ella abrió las puertas, miró, y de repente una expresión de perplejidad cruzó su rostro. Ella me miró y preguntó: “¿Compraste los panecillos esta semana?” “No”, le dije.

Miró de nuevo dentro de la despensa, así se quedó por un minuto. En silencio. Hace poco nos habíamos conectado, ahora, de repente, estábamos desconectados. Sin decir una palabra más, caminó por las escaleras hasta llegar a nuestro dormitorio.

Estaba confundido. ¿Qué pasó? ¿Por qué el cambio repentino? Puedo ser un poco lento, pero he estado casado el tiempo suficiente para saber que algo no está bien. Volví a poner en orden los acontecimientos desde que la había recogido. Nos habíamos abrazado, hablamos sobre nuestros hijos, discutimos sobre el próximo fin de semana, le conté la historia del conejo y el tomate, entramos, ella miró en la despensa, y luego fue entonces cuando sucedió.

El sonido del silencio.

Esa fue mi primera pista. En realidad, mi única pista. Pero eso fue suficiente. No había panecillos. Yo sé que ella ama a sus panecillos, pero no podía ser eso. ¿O sí?

Me quedé en la cocina y miré el reloj. Eran las 10:30 de la noche. Tuve que tomar una decisión. ¿Voy arriba a tratar de resolver esto con ella esta misma noche, o lo que creo que es “esto”? Sé por experiencia que tomará tiempo y trabajo. ¿O sigo su ejemplo, guardo silencio, apago las luces, y me voy a dormir? Yo sabía la respuesta antes de considerar seriamente la pregunta.

Subí las escaleras y me metí en la cama. Me tomó un par de preguntas para llegar a la raíz del problema de su malestar. No era la falta de panecillos. No era una verdadera sorpresa. Eso fue sólo el “disparador” de los sentimientos que había experimentado durante los años de nuestro matrimonio -sentirse descuidada y sin amor.

Así que me senté en la cama y escuché. Trabajé por no estar a la defensiva o criticarla. El resultado final fue que se sintió amada y valorada y la conexión que teníamos antes fue restablecida. Pero en realidad era mucho más fuerte.

Anteriormente, había pasado demasiados años evitando conflictos en el matrimonio, lo que había dañado nuestra relación. Yo había tenido miedo de lo que podría suceder si abordaba con ella cuestiones difíciles. Así que yo había elegido el camino de no poner resistencia. El resultado fue un matrimonio carente de verdadera intimidad.

Un día, durante la lectura de la Biblia, Dios me habló de cómo había sido mi matrimonio en este pasaje de la Escritura:

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Josué 1:9

Dios estaba alentando a Josué para ser el líder. Él lo había creado para serlo- y no tener miedo. No había necesidad de tener miedo, porque Dios estaba con él.

Este no es un versículo típico sobre el matrimonio. Sin embargo, era exactamente lo que necesitaba oír. Necesitaba ser fuerte y valiente para ser el esposo que Dios me había llamado a ser. Que necesitaba rechazar la pasividad y tomar la iniciativa para resolver el conflicto.

En los últimos seis años hemos trabajado mucho en nuestro matrimonio. Se ha requerido confiar en Dios a través de algunas discusiones tan honestas como difíciles. Ha habido mucho dolor – pero ha sido dolor con propósito.

En el camino, constantemente, nos hemos animado a ser fuertes y valientes, porque Dios está con nosotros. El resultado es un matrimonio que es mucho más grande que cualquier cosa que jamás podríamos haber imaginado.

Acerca de Bill y Leslie Ferrell

Bill y Leslie han estado casados por 31 años, tiene 2 hijos y 2 nietos adorables de 1 y 3 años. Bill ha estado en el ministerio vocacional toda su carrera adulta y actualmente es el director ejecutivo de Pinnacle Forum – un ministerio de formación de líderes. Leslie es la CEO de Big Idea, Inc., creadores de Veggie Tales y.. ¡sigue amando sus Panecillos!

Bill and Leslie Ferell
HopeInYourHands-FrontCover

30 días con devocionales

Este recurso puede ayudarte y a tu familia tener en encuentro con las Escrituras y hacer conexiones más profundas con Dios y con tu familia. Fue escrito para ser usado durante el mes de junio, sin embargo, ustedes pueden usarlo en cualquier momento. Sugerimos que comiencen un viernes con el Día 1 porque algunas actividades están diseñadas para el fin de semana y la adoración del domingo. ¡Que Dios los bendiga!

Aplicación de Lazos de Familia

¿Son los libros muy “anticuados” para ti? Esta aplicación personalizada te dará acceso a recursos para administrar tu propio desarrollo o hasta puedes hacer este trayecto con un grupo de amigos. ¿Que esperas?

Talk To Us

Your email address will not be published. Required fields are marked *