Los tropiezos de mi Jornada

Verotropiezos

Los tropiezos de mi Jornada

Por
Verónica Ávila

¡Hola amigos! Les cuento que este 2017 inicié muy entusiasmada mi jornada de hacer ejercicio y ponerme en forma para liberar el estrés y generar más energía.  Soy mami de 3 niños que me traen para arriba y para abajo, además de que mi ritmo de vida y de trabajo también es rapidito.  ¡Así somos las mamás!

Todo iba súper bien. Me anoté para un año de clases de “kickboxing” y comencé a comer más saludable; ya saben, frutas, verduras, pollo, pescado, ensaladas, yogurt, etc., etc. En fin, toda una dieta balanceada.  Además, de que seguí las indicaciones de mi doctora en cuanto al consumo de hierro para aliviar mi anemia.

Pero empezaron a llegar los desafíos. Primero, un día iba rumbo a mi clase y se dejó venir tremenda tormenta. Total, que no alcancé a llegar a la clase a tiempo. Y en kickboxing es crucial que llegues temprano pues el calentamiento inicial te lleva de 0 a 10 en 15 minutos y si empiezas tarde tu cuerpo puede sufrir consecuencias de salud. ¡Ese día me enfadé con la lluvia, el tráfico y el horario! Pero no ganaba nada con eso, así que llegué a casa y me subí a la caminadora a correr y logré mi meta de 30 minutos y la subí a 65 minutos. ¡Hasta con porristas! (Mis niños felices de animarme, además de jugar mientras yo corría).

Ese fin de semana, mi hija Valentina se enfermó con lo que parecía ser el dichoso “flu.” La mantuve en casa, con medicina que me recetaron en la farmacia y fue mejorando día a día. Pero no conté con que el virus ya se había propagado en casa y después de Vale, siguió mi hijo Natanael, seguí yo y finalmente se pasó a Daniella, mi hija la más pequeña.  Esto me desenfocó totalmente de mi meta de ejercicios, pues no me sentía bien y además no quería propagar el virus a mis compañeros.

Aun así, intenté reincorporarme a mis clases. Salí del trabajo con el tiempo medido para lograr llegar a mi clase a las 6:30 y, oh sorpresa, cuando llegué a las 6:22 ya habían iniciado, pues la clase empezó a las 6:15. Me frustré conmigo misma porque confundí el horario y ya no podría recuperar la clase, pues tenía que recoger a Vale de su práctica de fútbol y llevarla a la biblioteca para un proyecto. Los días siguientes tenía que arreglar asuntos personales que no podía posponer y para variar se me enfermó de nuevo mi hijo.  ¡Qué bárbaro! ¡Cuando no llueve, llovizna! Pero la lección de todos estos desafíos es la actitud con la que uno los afronta. He decidido que no me voy a dejar vencer por lo que no puedo controlar. Mejor me enfoco en lo que puedo controlar y planeo la manera de reiniciar la jornada y ¡seguimos! Aquí les va mi plan en 4 puntos:

  • Llegar y salir a tiempo del trabajo para llegar a mi clase a las 6:15pm 3 veces por semana
  • Comer saludable toda la semana y postrecitos solo el fin de semana
  • Caminar por lo menos 10,000 pasos diarios
  • Disfrutar de momentos divertidos con mis hijos por lo menos 1 vez por semana

¿Te ha pasado algo similar? Enfócate en la meta y resuelve. El consejo me lo tomo y en la próxima les cuento cómo me ha ido.  Por lo pronto los dejo que voy a preparar un pescadito rico. ¡Mmmmm! Jejejej.

Sigue mi jornada en nuestras redes sociales @lazosdefamilia y con #JornadadeVero #jornadas #fitmoms. 

Talk To Us

Your email address will not be published. Required fields are marked *